201701.08
0

Claves para una oferta gastronómica actualizada

En un país marcado profundamente por la crisis, donde las tendencias y modas cambian, el estilo de vida también y por lo tanto, la manera en la que nos alimentamos y el ocio; los restaurantes se ven obligados a seguir el ritmo de los cambios y la oferta gastronómica que se estilaba en tiempos pretéritos, ahora ya no es la mejor opción para nuestro cliente.

Por eso, desde adapta consultores, queremos daros una pista de las tendencias en restauración y lo que el cliente demanda a la hora de elegir un restaurante. No os hacemos esperar más y os damos las claves para convertiros en un restaurante de referencia en vuestra ciudad.

tempura

Para empezar, el brunch o aperitivo viene para quedarse. A la hora de salir a comer, está en boga ir a tomar un tentempié como un brunch (anglicismo resultante de mezclar las palabras breakfast y lunch) o picoteo, en lugar de hacer las comidas principales, como la comida o la cena.

Salimos menos, pero queremos experiencias de mayor calidad

Disminuye la frecuencia, pero se demanda más calidad. La frecuencia con la que salimos a comer o cenar fuera ha disminuido en relación a los años anteriores, sin embargo se prefiere mayor calidad, es decir:  salimos menos, pero queremos experiencias de mayor calidad.

Es normal que después del boom gastronómico en programas televisivos, concursos, blogs y gente aficionada a la cocina, el consumidor esté más informado, sea más exigente y por lo tanto, las elaboraciones y el servicio a prestar han de ser de mayor calidad.

Ambiente informal y platos para compartir. A la hora de consumir el servicio se prefiere un estilo más relajado y distendido con platos para compartir donde todos los comensales puedan probar un poco de cada elaboración.

La tendencia es una carta reducida, especializada y diferenciada

Carta reducida, necesidad de especializarse. Atrás quedaron las cartas de restaurante con infinidad de platos para elegir y donde todos los restaurantes ofrecen lo mismo, es decir: todo.

La tendencia ahora es tener una carta reducida y especializada en nuestro punto fuerte, este puede ser:  carnes, pescados, arroces, pasta…Eso queda a la elección del restaurante, pero hay que especializarse y diferenciarse de la competencia. El éxito reside en ser el mejor especialista en aquello que es nuestro punto fuerte.

Además, con una carta reducida, podemos ofrecer un producto fresco a la vez que ahorramos en costes, ya que no hay desperdicios en productos que no se llegan a consumir.

Por otra parte, demandamos cocina de importación pero con producto local. Nos gusta tener nuevas experiencias culinarias y viajar a través de los sentidos, por eso nos encanta probar sabores de otros países, pero utilizando el producto local, por lo tanto los restaurantes tienen que hacer un esfuerzo por fusionar la cocina local con la internacional.

Sin embargo, los turistas demandan cocina nacional,  quieren comer donde comen los habitantes del lugar, probar la cocina propia del lugar para llegar a casa y contar lo que han comido y cómo es la gastronomía del país donde han pasado las vacaciones.

Se demandan elaboraciones artesanales y productos km0

Elaboraciones artesanales y producto kmo. Frente al estilo que predominaba en los últimos años en la elección de platos donde primaba la sofisticación, en la actualidad hacemos un guiño a lo tradicional, fusionando la cocina de antaño con la actual, con elaboraciones artesanales y usando producto de km0 o lo que es lo mismo, productos provenientes de la agricultura y ganadería local.

Incremento en el consumo de alimentos orgánicos, ecológicos y bio. Queremos que el protagonista del plato sea el producto y buscamos los sabores de antes. Estos productos son tratados con mimo, próximos a nosotros y no recorren grandes distancias hasta llegar a la cocina.

Entendemos que son productos más saludables y que mantienen todas sus propiedades organolépticas intactas. Además, mediante su consumo pretendemos ayudar a la economía local, y eso nos hace sentir mejor.

Estilo de vida saludable. La sociedad en general está cada vez más informada y es consciente de la importancia de llevar un estilo de vida saludable, lo que supone ejercicio, hábitos de vida saludables, y por supuesto, una dieta equilibrada, y ¿Cómo no? Esto se repercute en la demanda de nuestros clientes.

Se dispara el consumo de verduras, preferimos el pescado a la carne (ya que se digiere mejor), por la semana prima el consumo de carnes blancas, mientras que el fin de semana aumenta el de carnes rojas…queremos una cocina que se acerque a la dieta, pero sólo durante la semana; el fin de semana: ¡Indulgencia!

Esperamos que os haya resultado útil este post y que adaptéis la carta de vuestro restaurante a la demanda de los clientes, ¡Seguro que notaréis el cambio!